Saltar al contenido

¿Cómo consigo inversores para una startup?

Hoy en día, no es suficiente con una gran idea y fuerza de voluntad para triunfar con una empresa. La falta de capital es una de las razones principales por las que fracasan las startups. De hecho, las mayores empresas que conocemos en la actualidad también han necesitado de financiación para llegar a este punto.

Así que es habitual que te preguntes cómo conseguir inversores que permitan que tu proyecto escale hasta conseguir tus objetivos.

Empecemos, entonces, por conocer qué tipo de inversores existen.

  1. Las 3 F (Family, Friends and Fools). Amigos y familiares que invierten en la fase más inicial de tu proyecto (fase pre-seed) porque confían en ti y deciden apoyarte.
  2. Business Angels. Persona con capital y experiencia empresarial que decide invertir en empresas con potencial a cambio de participaciones. Normalmente entran en la etapa Early Stage (después de la fase semilla, y antes de la etapa de crecimiento (Growth stage)).
  3. Financiación pública. Organismos públicos que invierten en la empresa desde sus inicios y durante su trayectoria hasta que se posiciona en el mercado. Algunos ejemplos son: ENISA o CDTI.
  4. Financiación bancaria. A través de diferentes herramientas, los bancos participan en la startup. Normalmente, a cambio de participaciones.
  5. Revenue based investment. Persona que invierte en una empresa a cambio de recuperar la cantidad depositada más una «plusvalía», pero sin derecho sobre participaciones.
  6. Venture capital. Inversores que entran a la startup a cambio de participaciones. Veamos estos últimos más en profundidad.

«Se entienden por entidades de capital riesgo (ECR) aquellas entidades de inversión colectiva de tipo cerrado que obtienen capital de una serie de inversores mediante una actividad comercial cuyo fin mercantil es generar ganancias o rendimientos para los inversores y cuyo objeto principal viene definido en el artículo 9 de esta Ley».

Estas ECR pueden adoptar la forma jurídica de sociedades de capital riesgo (SCR) o de fondos de capital riesgo (FCR) y su régimen de inversiones será el establecido en la sección 2.a del capítulo II del Título I de la Ley 22/2014, de 12 de noviembre, por la que se regulan las entidades de capital-riesgo, otras entidades de inversión colectiva de tipo cerrado y las sociedades gestoras de entidades de inversión colectiva de tipo cerrado, y por la que se modifica la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de Instituciones de Inversión Colectiva. 

En concreto, los fondos de capital riesgo o capital privado persiguen la inversión en compañías no cotizadas, entrando en su capital con participaciones de control, con el objetivo de transformarlas para mejorar su eficiencia y hacerlas crecer. Se trata de inversiones de largo plazo, pero de baja volatilidad en relación con los mercados de valores. Una vez la compañía ha madurado y, pasados entre cuatro o siete años, el fondo vende su participación.

En función del tipo de compañía en la que inviertan podrán ser fondos de venture capital (invierten en empresas jóvenes); fondos de capital expansión (invierten en compañías con gran crecimiento de expansión); o fondos de buy out (invierten en compañías maduras). La inversión la podrán realizar en alguna de las siguientes fases de la empresa receptora: semilla, arranque, expansión, sustitución, compra apalancada o reorientación.

Para buscar y seleccionar un fondo de capital riesgo, primero (1) se habrá de localizar fondos que hayan demostrado estar interesados en invertir en el sector de tu empresa.

Paralelamente, se debe (2) trabajar en el plan de negocio para que les resulte interesante; así como en el (3) plan de salida para el posible fondo inversor.

La mejor opción será dirigirnos a la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo para conocer qué fondos invierten en nuestro sector de actividad. En su propia web podemos encontrar un buscador con distintos filtros para realizar la búsqueda. Para seleccionarlo, deberemos valorar las diferentes estrategias de inversión y ejecución que encontremos, la experiencia en el mercado y el sistema de incentivos y la relación entre el prestigio, la posición y el coste.

RRYP es una consultora de estrategia internacional B2B, SaaS y startups. Si tu empresa se encuentra en fase de expansión internacional, escríbenos o reúnete con alguno de nuestros consultores.


[1] Esta etapa es conocida como la etapa de madurez, ya que el producto ya está consolidado en el mercado, y la compañía cuenta con una estructura sólida, recursos de negocio, unos procesos implementados y un buen nicho de mercado. 

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Need Help?

¿Quieres más información?

Cuéntanos tu idea de negocio y te ayudamos a hacerla realidad.

Abrir chat
Relaciónateypunto
¿Conoces los beneficios de la internacionalización?
Quiero una reunión