Saltar al contenido

Consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania en el comercio internacional

En el día de ayer, 24 de febrero de 2022, Europa amaneció con la noticia de la invasión rusa a las posiciones militares ucranianas en el Donbass.

Este conflicto que se prevé que se extienda al resto de Ucrania en los próximos días e incluso horas, tendrá consecuencias a nivel comercial importantísimas.

En este documento y de la manera más justa posible, intentaré plasmar las consecuencias más inmediatas de este conflicto en el Comercio Internacional para despejar incertidumbres y miedos a nivel empresarial.

Exportaciones e importaciones en Ucrania

Antes de comenzar con el análisis a nivel macro, creo preciso poner el foco en Ucrania y Rusia como actores beligerantes.

Ucrania destaca por sus exportaciones de cereales, sector muy potente y del que es dependiente gran parte de los miembros de la Unión Europea. El 42% del grueso total de las exportaciones de Ucrania se destinan a este mercado, seguido de China con un 14,4% en 2020. Por tanto, en este sentido, la UE se verá afectada.

Por lo que, el previsible colapso de múltiples sectores económicos que va a sufrir Ucrania va a repercutir en que caigan drásticamente las exportaciones de cereales (en especial maíz y trigo).

En cuanto a las importaciones, China es la principal exportadora hacia Ucrania, por lo que se puede presuponer que estas operaciones seguirán activas. No obstante, debemos ser conscientes de las probabilidades de que, en tiempos de guerra, las importaciones en Ucrania no lleguen a su destino.

Al gigante asiático le sigue Rusia, como tercer exportador hacia Ucrania. Podemos intuir, entonces, las consecuencias gravísimas para el país. Materiales férreos, cereales o minerales se verán afectados.

Exportaciones e importaciones en Rusia

Por su parte, Rusia, a nivel de comercio exterior, cuenta con unas potentes exportaciones hacia China (14,6%),  Países Bajos (7,4%), Reino Unido (6,9%) y Alemania (5,5%), principalmente. De hecho, ocho de las diez mayores receptoras de mercancía exportada rusa pertenecen a la Unión Europea. Por lo que, si la Unión realiza fuertes sanciones a la economía rusa, estos sectores se verán mermados notablemente y sobre todo, Rusia perderá la mayoría de sus receptores de exportaciones.

El sector más afectado serán los combustibles exportados desde Rusia, destacando, por encima de todos, el gas. El gas procedente de Rusia ha nutrido a la mayoría de Europa y ahora está claro que no lo hará. Las consecuencias van a ser brutales para el sector exportador de gas ruso.

Desde las importaciones, Rusia importa sobre todo maquinaria mecánica, maquinaria eléctrica y automóviles desde China (23,7%), Alemania (11%) y EEUU (5,7%). Por tanto, Rusia sufrirá un importante descenso de estas importaciones. No obstante, China es la primera suministradora del país, por lo que estas pérdidas no serán determinantes.

A pesar de ello, Rusia deberá suplir la falta de importaciones desde Occidente buscando nuevos socios comerciales que comercialicen las mercancías de esos sectores que se verán afectados. Habrá que ver si es China ese actor que ahora canalice las importaciones rusas y lo supla de otro tipo de suministros (los suministros que antes del conflicto procedían sobre todo de EEUU y Europa).

El conflicto que estalló ayer a gran escala en Ucrania, tendrá consecuencias directas sobre las economías occidentales. Estas, presuponemos, cortarán cualquier relación comercial con Rusia, y verán casi imposibilitadas las relaciones comerciales con Ucrania mientras dure el conflicto.

La dependencia del gas y petróleo ruso por parte de muchos miembros de la UE y de los cereales, no sólo rusos, sino también ucranianos, mermarán considerablemente los mercados comunitarios.

El gas ruso para Europa

Uno de los temas que más preocupan a Occidente y que más polémica ha generado en las últimas semanas, es el gas ruso.

No podemos exponer las consecuencias más concretas que va a tener la ruptura de la cadena de suministro de gas de Rusia a Europa, pero sí decir que Rusia perderá a muchos de sus grandes socios. Por lo que, este país deberá buscar nuevos clientes para exportar gas, ya que si no, su balanza comercial empezará a verse muy desequilibrada. 

No obstante, Rusia también podría usar las exportaciones de combustibles y gas como arma.

De verse afectado el flujo de gas o petróleo de Rusia al exterior, inmediatamente los mercados sufrirán sus consecuencias.

El barril de petróleo se estima que pueda llegar a alcanzar máximos históricos, viéndose afectado el mercado petrolífero a nivel global teniendo como primera consecuencia un aumento aún mayor del precio de la gasolina, por ejemplo.

Esto afectaría directamente al transporte internacional de mercancías, sobre todo por carretera, aumentando los costos de las operaciones de Comercio Internacional.

Además, a parte del aumento del costo del transporte y distribución internacional de mercancías, la energía en general se verá muy encarecida, sobre todo desde Europa. Europa, como se ha comentado, depende enormemente de la energía rusa, por lo que los precios de la energía de los mercados europeos subirán en gran medida, sufriéndolo directamente el consumidor comunitario.

No obstante, nos encontramos ante un escenario abierto y la UE responderá.

A falta de que se desarrollen los acontecimientos, podemos decir, a día de hoy que, previsiblemente, el comercio mundial va a ver encarecidas sus operaciones comerciales fruto del aumento de los precios de petróleo que se prevén.

No obstante, Rusia, para que no se desequilibre enormemente su balanza comercial, tendrá que encontrar una salida a sus exportaciones de diversas energías (gas, petróleo) y cereales, concentrándolas entorno a países no aliados, de ninguna forma, en el conflicto.

También, Rusia deberá acudir a nuevos mercados a conseguir las importaciones que no tendrá por parte de Occidente (EEUU y Alemania principalmente en maquinaria y vehículos).

Por su parte, Ucrania tendrá que establecer una red de suministro durante la guerra para abastecerse con lo más básico.

Además, el sector del cereal, se verá paralizado por el conflicto, deteniéndose las importaciones y afectando a los mercados que solían recibir estos productos.

De esta forma, Europa, como principal importadora de cereal ucraniano y ruso deberá buscar nuevos proveedores de cereales.

No obstante, el mayor problema en este momento es el aspecto energético. Este puede ser realmente negativo para Europa, al tener que suplir la oferta de gas ruso con gas procedente de otros países y a otros precios. En este último escenario podrán aparecer los sectores de gas natural licuado de EEUU (que ya envía GNL Europa) y el gas procedente de Argelia por cercanía.

Quizás esto pueda amortiguar en el medio plazo la gran subida de los precios de la energía que vamos a vivir en los próximos días. 

Por último, creo preciso exponer que habrá que estar al tanto de las sanciones económicas que va a recibir Rusia en las próximas horas. Esto puede hacer cambiar cualquier tipo de escenario

¿Necesitas más información sobre Relaciones Internacionales? Solicita una consultoría estratégica o una mentoría.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Need Help?

¿Quieres más información?

Cuéntanos tu idea de negocio y te ayudamos a hacerla realidad.

Abrir chat
Relaciónateypunto
¿Conoces los beneficios de la internacionalización?
Quiero una reunión