Crimea, un conflicto que viene de lejos

Vestigios de la Guerra Fría

Uno de los temas que más me apasionan es el conflicto que vivimos tan cerquita de España, y al que no se le da toda la importancia que merece. Así que, ¡allá vamos! Intentaré durante este post explicar de dónde surge la problemática, el porqué de ello; y, como afecta a las zonas más cercanas:

Contexto histórico

Para entender el conflicto de Crimea tenemos que remitirnos a la historia, y es que esta península, como lugar de paso, ha sido siempre objeto de disputa en diversos conflictos que asolaron la zona. Ha sido ocupada por algunas potencias como fueron el Imperio Otomano, Rusia o Polonia, por lo que existe una gran diversidad de idiomas, culturas y religiones que ayudan a que el conflicto se reaviva a menudo. Sin embargo, actualmente, es Rusia el principal de sus problemas.

Crimea fue un escenario importante en la Segunda Guerra Mundial y por eso Rusia reclama a Crimea como símbolo patriótico de las luchas contra Occidente. El origen de la guerra de Crimea se encuentra en los ataques contra la Iglesia ortodoxa de la Natividad en el Jerusalén de 1853 por el zar Nicolás II. Mediante estos le declaró la guerra al Imperio otomano.

Los turcos fueron derrotados y se expulsaron a los otomanos tanto de Moldova como de Valaquia, permitiendo a los rusos avanzar hacia Serbia. Esto generó una amenaza para el resto de las potencias europeas al suponer la anexión de los Balcanes y Serbia. Esta anexión con el Mar Negro pondría en peligro el comercio europeo con oriente. 

Ante esta amenaza, desde Occidente, y con Francia, Inglaterra, el Imperio Austriaco y el Reino del Piamonte como líderes, se declaró la guerra a Rusia en 1854. Los aliados decidieron cortar los suministros a Rusia y ocupar militarmente Crimea. La muerte del zar obligó a Alejandro II a firmar un acuerdo de paz para restaurar el orden en el imperio. 

Si avanzamos en el tiempo, en la Segunda Guerra Mundial, Crimea volvía a ser escenario de guerras entre Rusia y potencias europeas. En 1941, los soldados del III Reich llegaron a Crimea y la ocuparon. La ocupación nazi duró hasta 1944, cuando el ejército ucraniano liberó Crimea. Finalizado el conflicto, Stalin deportó a los tártaros que vivían en Crimea hacia Asia y Siberia por colaborar con los nazis durante su ocupación. Ante estas deportaciones, Crimea sufríó despoblaciones. Así que Stalin decidió repoblarla con rusos.

En 1954, Nikita decidió regalar Crimea a la República de Ucrania como conmemoración del 300 aniversario de Pereiaslav que evidenciaba la unión entre Rusia y Ucrania. A pesar de la cesión, hay que admitir que la península de Crimea seguía siendo notablemente rusa debido a la repoblación que años anteriores había realizado Stalin en la zona. 

Cuando en 1991 la URSS se disolvió, hubo intentos de hacer de la península de Crimea una república independiente que girara en torno a Moscú. A pesar de que estos primeros intentos no dieron resultados exitosos, consiguieron llegar a un acuerdo mediante la cesión de autonomía administrativa por parte de Ucrania a Crimea (siempre que la primera permaneciera en la órbita de Rusia). 

Sin embargo, en 2014, la crisis provocó una ruptura en el equilibrio de la península haciendo que los rusos que habitaban Crimea quisieran la reintegración de la península a la soberanía rusa. Vladimir Putin solicitó el envío a Crimea de fuerzas armadas y, en marzo de 2014 el Parlamento ruso lo aprobó. Dos semanas más tarde Crimea se la anexionó mediante un referéndum consultivo. Casi el 97% de los votantes quisieron la independencia de la península de Crimea.

En abril de 2014 comenzaron las primeras acciones ucranianas frente a los rebeldes prorrusos y en junio, el nuevo presidente de Ucrania firmó un acuerdo de Asociación con la Unión Europea. Sin embargo, el presidente del Gobierno de Yanukóvich reforzó sus relaciones con Rusia y suspendió el acuerdo de Asociación con la UE, lo que supuso que sectores de la población, especialmente el estudiantil, saliera a la calle a protestar. Esta manifestación popular acabó con el gobierno de Yanukóvich, aunque al mismo tiempo surgieron algunos grupos prorrusos que declararon en la región del Donbáas las Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk.

Autores aseguran que la región nunca habría pasado a la historia sino hubiera sido porque tres semanas antes de aquello se produjo la anexión de Crimea a Rusia. El líder local y su asesor afirmaron que una vez se asentó la anexión había que seguir avanzando.

Conflicto de Donbáss: ¿consecuencia de Crimea?

El conflicto en Donbáss fue mucho más trágico que el de Crimea. Los rebeldes prorrusos proclamaron la independencia de Kiev y asaltaron edificios del gobierno provocando el envío de tropas del ejército nacionalista al Este de Ucrania. Los paramilitares prorrusos se mantuvieron gracias a la ayuda del “Viento del Norte”, es decir, a las tropas rusas que había en Ucrania; mientras que a los ucranianos se le enviaba material desde Occidente.

Además, todos los medios que facilitaban el transporte fueron destruidos para evitar el suministro de las tropas, lo que hizo que a los propios civiles les fuera imposible huir del escenario de guerra. Además, las ayudas y subsidios enviados de Kiev no llegaron y las ayudas de los rusos eran desviadas hacia, solo, unos pocos. Sin poder recibir ayuda de ninguno de los dos bandos muchos civiles de la zona de Donbáss no contaron con ingresos para subsistir. 

Tras la derriba del avión en julio por parte de los rebeldes del Este de Ucrania, en la región del Donbáas, en septiembre se acordó una tregua de paz entre ucranianos y prorrusos. Sin embargo, en noviembre, la OTAN afirmó que los tanques y soldados rusos que estaban pasando la frontera estaban violando el acuerdo de paz.

El Presidente ruso utilizó la anexión de Crimea para dificultar la estrategia de independencia energética de Ucrania que dependía principalmente de la península. En abril, Putin amenazó a Europa y a Ucrania con cortarles el suministro de gas. La estrategia para desestabilizar a Ucrania en el conflicto tiene ciertos aspectos energéticos, pero más que de estos, se trata de una cuestión de poder.

Crimea, origen de distintas pugnas

El conflicto de Crimea no solo es un conflicto que se reaviva constantemente, sino que además es origen de distintas pugnas como hemos podido ver con las tensiones en Donbáss o en el mar Azov. 

El mar Azov es uno de los principales focos de conflicto entre Ucrania y Rusia desde que ésta empezara a construir el puente que la une con Crimea en 2016. En el 2003, ambos países firmaron un acuerdo en el que consideraban al mar de Azov como “un mar interno compartido que pueden usar libremente y donde pueden registrar cualquier embarcación, siempre que esté fuera de las doce millas del mar territorial del otro país”. Sin embargo, en noviembre de 2018, Rusia secuestra tres buques ucranianos que iban con rumbo al mar de Azov, acusando a Ucrania de entrar en aguas rusas.

¿Tendrá fin este conflicto? ¡Déjanos por los comentarios qué piensas al respecto!

Soluciones

Promoción exterior, Información y Formación. Te damos las claves para internacionalizar tu negocio.  

 

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *