Saltar al contenido

Ley de startups

El Gobierno de España ha aprobado el Proyecto de Ley de Startups (o Ley de fomento del ecosistema de las empresas emergentes) con el objetivo de favorecer el emprendimiento innovador. La idea es que España sea atractiva para la creación de startups y sus inversores, y brinde oportunidades a los jóvenes con talento. Este tipo de empresas se ha convertido en la base de la nueva economía digital permitiendo la creación de nuevos puestos de trabajo con gran potencial y muy bien cualificados. Pero, ¿qué es una startup?

El término inglés Startup, hoy día, hace referencia o define a las empresas de reciente creación con grandes posibilidades de crecimiento gracias a su base tecnológica, innovadora y global. El origen de este término se remonta a la California de mediados del siglo XX (1950), concretamente a la zona mundialmente conocida como Silicon Valley. A partir de la década de los 80 se expandió la idea a todo el mundo. No obstante, el concepto inicial (empresa en fase temprana) ha trascendido a un nuevo significado, una suerte de filosofía empresarial que recoge las siguientes características:

  • Innovación continua. A través de la creatividad y el desarrollo de talento construyen una nueva metodología o modelo de negocio que les permite desarrollarse y generar nuevas ideas constantemente para ofrecer soluciones creativas al mercado.
  • Escalabilidad. Su capacidad de generar ingresos con bajos costes le permite incrementar sus ventas con un margen de beneficio que crece significativamente.
  • Tecnología. La vinculación de la startup con la tecnología es intrínseca. No toda Startup es una tecnológica, pero sí todas hacen uso de la tecnología para crecer. De hecho, según el Startup Ecosystem Report, de Telefónica, el 80% de las startups cuentan con un ingeniero entre sus fundadores.
  • Disrupción. Las startups rompen con las reglas del mercado para sobresalir, a la vez que las hacen suyas.
  • Flexibilidad y agilidad organizativa y en los mercados: la Startup debe buscar romper con los modelos tradicionales y reacondicionarse continuamente a las exigencias del mercado. ¿O no lo han hecho Airbnb, Uber o Spotify?

Una startup se caracteriza por ser un negocio escalable que crece de forma continua, rápida y eficiente, en comparación con las empresas tradicionales. Las startup nacen para resolver un «dolor» (problema) de la sociedad de manera simple y creativa; y lo hacen sin un modelo de negocio tradicional (como lo haría una empresa), en búsqueda de uno novedoso. Además, toman decisiones ágilmente, y se valen de la tecnología en su actividad para entregar estas soluciones al mercado. No son empresas cuyos fundadores capitalizan para su constitución, sino que entran al mercado para financiarse (con ruedas de inversión o sus propios servicios/productos); una vez lo consiguen, se conforman como empresas (aunque no tradicionales).

En España, para que una empresa esté legalmente constituida en el tráfico mercantil, debe seguir un proceso que la valide como actor económico. Por eso, las startups también están sujetas a leyes mercantiles o tributarias que no tienen en cuenta las particularidades de estos nuevos modelos de negocio y que dañan significativamente al ecosistema emprendedor de España. No obstante, podemos señalar algunas leyes que, de alguna forma se especializan en este sector:

  • Ley 11/2013, de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo del crecimiento y de la creación de empleo.
  • Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.
  • Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad.
  • Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial (reguladora del crowdfunding).

Ley Startups

Según la Estrategia España Nación Emprendedora, una startup es aquella «empresa en una etapa de desarrollo temprana que basa su negocio y su actividad en tecnología para crecer más y a mayor velocidad. Y es en esta estrategia en la que se basa la nueva Ley Startups que, según la vicepresidenta, está enmarcada dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para mejorar la red de negocios de España y fomentar la creación de empleos

De esta forma, las características que deben cumplir las startups para considerarse como tal son las siguientes:

  • Deberán ser innovadoras.
  • De nueva creación, o 5 años de antigüedad (7 para biotecnología, energía e industriales).
  • Deberán tener su sede social, establecimiento permanente y mayoría del empleo en España.
  • No deberán haber distribuido dividendos ni ser cotizadas.
  • Deberán tener ingresos de hasta 5 millones de euros. 

La Ley de startups pretende ayudar a la construcción de un régimen fiscal favorable al emprendimiento y por tanto, al ecosistema empresarial; tanto para las empresas y sus inversores, como para sus trabajadores. Con la Ley de startups:

  • Se reduce el tipo impositivo de los impuestos de sociedades (del 25% al 15%) y sobre la renta de no residentes.
  • Se agilizan los trámites para la constitución, con un solo paso y telemáticamente, eliminando los costes notariales y registrales. 
  • Se permite el aplazamiento de la deuda tributaria sin garantías ni intereses de demora. 
  • Se elimina la obligación de pagos fraccionados. 
  • Se eleva la base máxima de deducción por inversión en empresas nuevas o de reciente creación hasta 100.000€ al año. 
  • Se elimina la doble cotización a la Seguridad Social durante 3 años paros los emprendedores con un empleo por cuenta ajena simultáneo. 
  • Se mejoran las formas de remuneración basadas en opciones sobre acciones de la compañía y se eleva su exención fiscal de 12.000 a 50.000€ anuales. 
  • Se establece un procedimiento más accesible para la obtención de visados y residencia para los que se trasladen a España y se les otorga un régimen tributario especial.
  • Se dan medidas de financiación que permitan el crecimiento de estas startups como el FondICO Next Tech y, la línea de la Empresa Nacional de Innovación dirigida a empresas emergentes lideradas por mujeres. 
  • Se apoya a la nueva figura del nómada digital: se establece un procedimiento más ágil para que obtengan el visado y la residencia en España, así como una régimen tributario especial.

Al parecer, la nueva Ley Startup será muy positiva para el ecosistema empresarial y emprendedor español, y con ello, para nuestro país. ¡Esperemos a ver su desarrollo!


¿Quieres despegar en los mercados internacionales? Reúnete con un consultor de RRYP y te ayudamos.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Need Help?

¿Quieres más información?

Cuéntanos tu idea de negocio y te ayudamos a hacerla realidad.

Abrir chat
Relaciónateypunto
¿Conoces los beneficios de la internacionalización?
Quiero una reunión