Saltar al contenido

Economía de España 2020

En la política son comunes los pronósticos de vientos fuertes y lluvias. La actualidad del panorama mundial no es ni mucho menos una excepción, pero el clima parece aclararse para España. Y digo parece. Con los apoyos alcanzados, el ejecutivo formado y los frentes establecidos, el gobierno español está dando pasos ya como oficial y no como “en funciones”. Los retos a los que se enfrenta no son pocos ni sencillos, por lo que será necesario tener claras las prioridades y sacrificios para poder catalogar de exitosa esta legislatura.

Para empezar, el ejecutivo no solo deberá tener en cuenta las necesidades del pueblo español, sino también las promesas que ha hecho en campaña. La subida del salario mínimo ha resultado un éxito en términos de acuerdo, con patronal y sindicatos satisfechos. Sin embargo, hay mucha discusión en torno a los resultados que pueda generar. Es cierto que la subida del salario mínimo supone un gasto añadido para determinados negocios, que han llegado a amenazar con reducir plantillas. La subida trae otros beneficios, como un auge del consumo debido al aumento de las rentas familiares, lo que retornará en un aumento de la producción y beneficiará al conjunto empresarial. Además, esto acerca el salario mínimo español con el de los seis países de la UE con mayor dato (Alemania y Francia lo tienen en más de 1.500€). Considerando la actual situación de España, es posible que este sea el mejor momento para realizar tal subida, ya que se están dispersando los miedos de una recesión por la guerra comercial de EEUU y China y se prevé mayor estabilidad política y diplomática en el medio plazo.

Se debe tener en cuenta también la paradoja del inmigrante. Los trabajadores tienen una curva de indiferencia que indica que no están dispuestos a trabajar en determinados puestos por debajo de cierto salario. Si los ciudadanos de un país no aceptan las condiciones asignadas a cierto salario, es posible que el contratante, en lugar de aumentar el sueldo, recurra a mano de obra inmigrante para trabajar en malas condiciones y en bajo salario. Esta situación favorece la explotación, pobreza e inmigración ilegal. Por tanto, la subida de salario mínimo, fomento de contratación y mayor persecución de empleadores que no contratan puede ayudar a prevenir dichos problemas.

Por otro lado, España deberá procurar expandir sus relaciones comerciales con otros países. Arancha González Laya, nueva Ministra de Exteriores y experta en diplomacia comercial, ha trabajado en el pasado en acuerdos comerciales con países en desarrollo para la Comisión Europea. Su participación en los acuerdos de la UE con Mercosur es signo de esta diplomacia económica que pretende llevar a cabo. Este acuerdo con Mercosur es muy importante para España, ya que tenemos una especial relación con el mercado latinoamericano. Además, la posibilidad de mejorar las condiciones comerciales con África también podría ser una oportunidad para toda la zona mediterránea europea de crecer económicamente. No cabe duda, por tanto, de que hay interés en el actual gobierno español en apoyar tales acuerdos.

El ejecutivo también deberá actuar sobre otras circunstancias que lastran la economía. Por ejemplo, la escasa inversión en innovación. La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual sitúa a España en el puesto 29 en el ranking de países por innovación en tecnología, conocimiento, empresas y política. Los países con baja innovación tienden a quedar desactualizados y a ser superados por otros en el mercado, donde la competencia por nuevas tecnologías y métodos es ferviente. Aún más, España tiene actualmente un sector donde algo de innovación podría poner el país a la delantera en comparación con otros países: las energías renovables. Existe cada vez más una preocupación por los combustibles fósiles y las energías limpias reciben mayor demanda. La Agencia Internacional de la Energía prevé un aumento constante de la demanda de estas energías renovables, siendo China, EEUU y la India los principales consumidores, y el sector industrial el más llamativo. España se sitúa como el noveno país en empleados en energías renovables, y tercero en porcentaje de energía de este tipo producida sobre el total. Es por ello que se trata de una oportunidad interesante en la que indagar.

Como ya he mencionado, existe en España un problema de innovación también en empresas. Esto quiere decir que nuestros modelos empresariales se quedan anticuados con respecto a otros países, lo que nos pone en una complicada posición con respecto a otros competidores. La evidencia está en el tamaño medio de las empresas en España. Un 40% de los empleados en España están en microempresas de menos de 10 trabajadores. En Francia no llega al 30% y en el caso de Alemania está por debajo del 20%. Este hecho implica que hay mucho talento y muchos profesionales dedicados a empresas donde no pueden aportar todo lo que tienen ya que, a menor tamaño de la empresa, peores condiciones laborales y menor productividad. Y la culpa recae sobre empresarios poco emprendedores y el “agujero de las PYMES”. En España, las PYMES no cuentan con las mismas facilidades legales que otros países, al no tener ventajas que si tienen las empresas pequeñas y las grandes. Esto no solo afecta al número de empresas medianas, sino que desincentiva el tránsito futuro a empresa grande.

Finalmente, también cabe recordar algunos hechos que ya he tratado en otros artículos. Principalmente, la desigualdad de la distribución de industrias y riqueza en el territorio español, que empobrece al Sur. Esta podría mitigarse si progresan los acuerdos comerciales con África y Latinoamérica, ya que Andalucía se convertiría en un punto clave de tránsito de mercancías. También, para tratar la desigualdad y déficit público presente, recuerdo la posibilidad de crear impuestos a la riqueza, por lo cual invito a cualquier interesado en ello a que lea mi anterior artículo sobre dicha materia.

Estamos al comienzo de cuatro años en los que presenciaremos como la historia continúa para España. Sus cambios, sus problemas y sus soluciones, de todos ellos seremos testigos. Merecemos que el espectáculo político no sacuda más las primicias, y que tengamos la tranquilidad y la competencia profesional de nuestros líderes necesaria para que el progreso ilumine el camino y nuestro futuro.

RRYP es una boutique de servicios de internacionalización. Si necesitas más información al respecto, puedes contratar una mentoría con nuestro equipo. Si quieres otro servicio, escríbenos.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto
close slider

    Need Help?

    ¿Quieres más información?

    Cuéntanos tu idea de negocio y te ayudamos a hacerla realidad.

    Abrir chat
    Relaciónateypunto
    ¿Conoces los beneficios de la internacionalización?
    Quiero una reunión